Los masajes

Masaje Artemisa: Conectar con la feminidad

La barriguita suele ser nuestro punto débil en cuanto a atención y apreciación, por lo que no es de extrañar que muchas de nosotras tengan esta zona muy olvidada.
Este masaje combina el tratamiento de las zonas reflejas y un masaje suave de la zona de útero y ovarios para re-conectar con nuestro centro… de la feminidad.

Tanto si estamos buscando un bebé, sufrimos de dolores premenstruales o de los trastornos relacionados con la menopausia, este masaje activa la autorregulación de las hormonas y permite de este modo una relajación de todo el sistema reproductivo. 

Si estás buscando un embarazo, se recomienda un tratamiento de 6 sesiones cada 15 días; en todos los demás casos, basta con un masaje al mes.

El masaje Artemisa ayuda además
  • A la recuperación postparto: una herramienta perfecta para ayudar la recuperación física y emocional del parto.
  • A aliviar dolores premenstruales: El masaje relaja el cuerpo, deshace tensiones y alivia los dolores de toda la zona.
  • Durante el climaterio:Al equilibrarse el sistema hormonal, se alivian los problemas típicos de esta fase: sudoración, nerviosismo, insomnio.

Masaje Californiano: Perderse en el propio espacio

Este masaje proporciona una relajación absoluta, de la mente, de las emociones y del cuerpo, lo que ayuda a la persona a desconectar de su día a día y, al mismo tiempo, centrarse en su propio yo.

Se realizan movimientos envolvientes y armoniosos en todo el cuerpo, aplicando aceite vegetal enriquecido con aceites esenciales según la necesidad de cada una.

Reflexoterapia podal: Activar las defensas y la depuración

El pie contiene todas las zonas reflejas de nuestros órganos. Trabajando el pie podemos activar el hígado y el sistema linfático y poner en marcha la detoxificación, pero también aumentar nuestras defensas o devolver energía a un órgano específico.


Comments